martes, 26 de agosto de 2008

PROYECTO “¿Le ponemos el nombre a la escuela?”

PROYECTO “¿Le ponemos el nombre a la escuela?”

Fundamentación:
Planteamos la iniciativa de construir el nombre de la Escuela a partir de la curiosidad surgida cuando un padre –en una reunión informativa para los alumnos de 2º 2º y 1º 4º- preguntó cuál era el nombre de nuestra escuela. Esta inquietud ya estaba presente en algunos de nosotros, docentes de la misma, a los que nos llamaba la atención esta ausencia.
Es por ello que proponemos encarar esta construcción a partir de algunas experiencias presentes en el imaginario popular, que en los últimos tiempos han dado muestras de expresiones creativas que rescatan las gestas de la comunidad, su historia o la de sus personajes más representativos. En las mismas es donde muchas veces nos preguntamos acerca de estas ocultas historias, que han sido intencional o accidentalmente dejadas en el olvido, en tanto rescatarlas del mismo serían de gran importancia en la tarea de resignificar y fortalecer nuestra identidad.
Ya tenemos algunos ejemplos en los cuales se muestran mecanismos de participación democrática en la que se consigue elegir el nombre a una plaza o alguna escuela o alguna calle a partir de redimir a algún personaje de nuestra tradición, algún hecho o alguna frase significativos. Algunos de estos ejemplos son el rebautizar la plaza “Aramburu” con el nombre “20 de Diciembre” o la plaza “Ramón Falcón” con el de “Ernesto Guevara”, o el caso de nombrar una plaza sin nombre como la citada en Perú y Venezuela, ahora nombrada “Rodolfo Walsh”.
Escuelas que tampoco tenían nombres –como la nuestra actualmente- han sido bautizadas con los nombres de “Claudia Falcone”, otra con el de “Homero Manzi”, etc.
Para llevar adelante esta tarea proponemos –y proponemos se acerquen propuestas que mejoren o completen la nuestra- que se realicen actividades de investigación en el aula y fuera de ella, dentro del ámbito de la comunidad educativa de la escuela, con la participación de Alumnos, Padres y Docentes que busquen sacar a la luz personajes, frases o hechos significativos de la historia barrial, que nos ayude con la tarea de definir este nombre que le corresponderá a la escuela.
Esta es una primera fase de presentación de esta iniciativa. Invitamos a todos los interesados en ampliar las propuestas para definir este mecanismo participativo a hacernos llegar dichas sugerencias.
Miguel Acuña David Pequeño